| en | de | es | ru | cn | pt |

Usted está aquí: Home | El Grupo | Historia | 1919 - 1939

Éxito a partir de la innovación: el empresario e inventor Ernst Curt LOESCHE

Aunque después de la Primera Guerra Mundial, la industria alemana del cemento entró en una larga y profunda crisis, la Oficina Técnica Curt von Grueber consiguió mantenerse a flote gracias a un nuevo mercado: en 1924, la empresa empezó a suministrar molinos para las nuevas centra-les energéticas de carbón. En 1927 Ernst Curt LOESCHE desarrolló el molino LOESCHE para la central energética de Klingenberg en Berlín-Rummelsburg. Este molino se convirtió en un hito dentro de la historia de la tecnología de molinos verticales de rodillos. Gracias al éxito del molino LOESCHE, la empresa empezó a crecer rápidamente. No obstante, la crisis mundial de principios de la década de 1930 supuso un duro revés para esta tendencia positiva. Pero cuando el mundo se rehízo de la crisis, la empresa también empezó a recuperarse lentamente. La demanda de molinos LOESCHE creció. En la época nacionalsocialista, la empresa vendía molinos a clientes de todo el mundo. En 1937, Grueber vendió sus participaciones a Ernst Curt LOESCHE, que de esta manera se convirtió en el único propietario de la empresa.